Origen del Roble

El compromiso de T.W. Boswell con la excelencia comienza con el suministro inicial de madera. Nuestro equipo cuidadosamente supervisa la selección del roble francés y americano suministrando a nuestros propios aserraderos y comprando duelas de roble europeo de alta calidad de nuestro socio de hace mucho tiempo. Todas nuestras duelas se curan lentamente y naturalmente en nuestros aserraderos, permitiéndonos el seguimiento de este importante proceso desde el principio hasta el final. Para demostrar aún más nuestro compromiso, nuestro roble francés y europeo certifica por Bureau Veritas el origen de la madera y duración del curado natural.

Tipo de Grano


T.W. Boswell está estableciendo un nuevo estándar para la industria tonelera – nosotros hemos desarrollado tecnología de visión innovadora que escanea y graba los anillos de crecimiento por pulgada de cada duela. Gracias a esta selección óptica, cada barrica que construimos tiene una media de anillos de crecimiento que se garantiza, en un rango que cae entre los parámetros predeterminados. Para asegurar una completa transparencia, nosotros marcamos entonces esta media real en el fondo de la barrica, para que todos la vean.

Curado

Nosotros entendemos que un tiempo preciso de curado de la madera sentara las bases para unos sabores consistentes, una y otra vez. Por esta razón, nosotros prestamos una atención especial en asegurar una completa trazabilidad durante el proceso de curado natural. Gracias a nuestro sofisticado sistema de trazabilidad, garantizamos la edad de la madera de cada barrica que fabricamos y certificamos nuestro triunfo mediante el marcado del resultado en vuestra barrica.

Tostado

El tostado tiene que ser perfecto – la excelencia se tiene que conseguir para asegurar sabores consistentes en cada barrica, cada vendimia. Cada barrica de nuestra colección de T.W. Boswell esta tostada con extrema precisión dentro de las rigurosas especificaciones. Nosotros vigilamos cuidadosamente el porcentaje de precisión del tostado en cada barrica y lo compartimos con ustedes marcando el resultado en el fondo de la barrica. Como la consistencia está garantizada, una perfecta colaboración entre el roble y el vino está siempre en juego.